Diario de viaje de dos italianas

Esta es una historia verdadera de dos señoritas, mayores, italianas, que decidieron visitar por primera vez el Costa Rica.

Tengo que decirle que una es hermana de mi papa’, por lo tanto mi tía, que desde aquí la llamaremos tía Mariquita y su amiga Clara.

Ya desde el aeropuerto, mi tía vestida de color rosado, la única,  nos puede dar una idea de su personalidad; un huracán de persona, ecologista, amante de la naturaleza y de los animales, siempre positiva y con la sonrisa estampada en la cara.

Su amiga, Clara, con una personalidad mas tranquila, amarrada con sus ideas, super animalista, conoció hace poco mi tía en Italia y decidió acompañarla en Costa Rica.

La primera semana pasaron su estadía aquí en Playa del Coco, era lo mínimo ya que no veía mi tía desde el 2009 y eran años que la esperábamos, pero una vez jubilada ella cumplió su promesa de visitarnos.

En esta primera semana visitamos la playa del Coco y otras playas cercanas, como Ocotal, Playas Panama, Playa Bonita, hasta Playa Conchal, Tamarindo, Playa Avellana, se sorprendieron del color de  arenas que había en cada playa, desde la vulcanica, negra y oscura  hasta la playa con arena totalmente hecha de granos de conchas, como en Playa Conchal.

Estaban encantadas de las iguanas, pequeña y grande, de los monos que toda la mañana y la tarde pasaban cerca de mi casa, de la pequeña cosa que yo, acostumbrada, ya no veía.

En la tarde nos sentábamos en el porche me di casa hablando y organizando el viaje desde el pacifico hasta el atlántico, del norte hasta el sur de Costa Rica, dejando claro que ella querían visitarla con mochila y utilizando, la mayor parte del viaje, buses locales.

Llego el día de dejar las comodidades del Coco y  listas para empacar veo que entre las cosas de mi tía había un secador de pelo, me quede boca abierta, carcajeando por 10 minutos le pregunto a que le servia aquí con este calor y con su pelo cortito y que en lugar de este aparato era mejor llevarse una sombrilla, nada menos  se llevo los dos, porque nunca se sabia…

La primera etapa fue La Fortuna, desde Liberia, Cañas, Tilaran, cambiando varios buses hasta llegar a la laguna de Arenal, visitaron la cascada, fueron a relajarse en las aguas termales y con un viaje de ida y vuelta visitaron también  el Refugio Natural de Vida Silvestre Caño Negro, un área de protección de humedales  y especies silvestres, ubicado en la zona norte de Costa Rica, cercano a su frontera con Nicaragua.

las tias italianas11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde aquí se fueron a San Jose, encontraron un hostal  muy bonito y céntrico. Se quedaron un par de días  visitando el Mercado Central, el Museo del Jade, El Teatro Nacional, el Parque Simon Bolivar.

Se sorprendieron por el Teatro Nacional, de hecho es un edificio arquitectónico muy lindo, sea internamente que externamente, y con la ayuda de una guía aprendieron varias cosas interesante como el hecho que fue un italiano que pinto el mural “Alegoría al café y al banano”, sin nunca visitar el Costa Rica.

Este mural tiene varios errores como la manera tan extraña en que un hombre sostiene un racimo de bananos. Además de este detalle, el café crece a más de 800 metros de altura y no al nivel del mar, como lo sugiere la pintura, entre otras cosas. A pesar de estos errores la belleza y el mensaje de la pintura transmite de una manera clara el sentimiento del costarricense en los años 1897.

DSCN5419 las tias italianas5

 

 

 

 

 

 

 

 

Próxima etapa el Atlántico.

Aquí también cruzaron con el bus y aquí conocieron una señora, morena, guapa, vestida con ropa de colores. No es tan difícil conocer a fondo una personas ya que el viaje es tan largo y entre una cosa y la otra, no hay que sorprenderse si la señora saca de su billetera y te muestra las fotos de su familia.

Hijos adorados, nietos bellisimos, el esposo, el trabajo es lo que te va contando, un pedazito de su vida en pocas fotos, no importa el dinero, no importa los problemas, esas fotos lo dice todos y en particular te va diciendo que el “muchachote negro guapo” es su favorido, si, ese hombre fue adoptado y lo ama con todo su corazón.

El teléfono de la señora suena cada rato, es su negro guapo que la espera a la terminal del bus. Así entre cuentos el bus llega a su destinación y allí parado  con su sonrisa el muchachote guapo la recibe con un gran abrazo.

Mis tías, (también Clara ya es parte de mi familia) los conocen, se estrechan manos y con un beso se despiden de esta mama’ con su hijo, dejando en los corazones de mis tias una gran alegria.

Dirección el Parque Cahuita las tias italianas10

Cahuita viene de los términos “Kawe” que significa “sangrillo” (árbol de la zona) y “Ta” que significa “punta”, o sea “Punta Sangrillo”.

Los primeros pobladores de Cahuita eran pescadores que se asentaron en lo que es actualmente el Parque.

El parque fue creado para proteger la flora y la fauna terrestre, los arrecifes de coral y varios ecosistemas marinos. Tiene uno de los Arrecifes Coralinos mejor desarrollados de la costa caribeña y uno de los más importantes de Costa Rica. También protege una muestra de bosque pantanoso con rodales puros de Yolillo y Sangrillo. Es una de las áreas de mayor belleza escénica del país por sus playas de arena blanca, sus miles de cocoteros, su mar de color azul turquesa y su arrecife de coral.

Cahuita está ubicado en la zona Basal Tropical de la Región Atlántica de Costa Rica y puede decirse que ninguna otra área silvestre del país protege los recursos de plantas y animales presentes en dicha región.

Pero ya que la lluvia nunca paraba después de dos días decidieron de que ya era hora de ir a visitar una comunidad cerca de Buenos Aires, siempre en Costa Rica. Para llegar allí tuvieron que regresar en la capital y primero con un bus y después tomaron un taxi 4×4.

durika las tías italianas

Antes de contratar a este taxi se toparon con otras dos extranjeras, dos muchachas joven que entre ingles y un poquito de italiano establecieron un  precio con el chofer dejando muy claro que mis tías eran sus tías, bueno, la familia se agranda…

 

 

 

 

 

Después de varias horas, entres vorágines en la calle y panorama hacia la montaña, las doncellas llegaron al fin a la meta que tanto deseaban, la Fundación Reserva Biológica Durika.

durika las tias italianas2

Es una comunidad formada por la mayor parte de extranjeros, abierta en el 1994 y se encuentra en el sur de la Costa Rica, a unos 17 km de la ciudad de Buenos Aires, casi cerca de San Vito, pueblos fundados por parte de los italiano cuando llegaron por la construcción del ferrocarril.

Ya desde Italia, mis tías tenían la curiosidad de conocer esta comunidad auto suficientes, unos amigos ya la visitaron en pasado, y así fue que sus sueños se hicieron  realidad…bueno un poquito gracias a nosotros que vivimos aquí.

Que decir de esta experiencia que las dos tías vivieron, entre limpiar un pedazos de terreno para ser transformado en huerto o buscar en la foresta hojas de plátanos para las cabritas, no hay precio. Si porque tuvieron que pagar un precio para trabajar, un precio reducido en lugar de una tarifa completa como puede ser en un hotel de lujo.

Comer comida saludable hecha y cultivada en la comunidad, mirar el amanecer entre las montañas de Talamanca, peinar las cabritas y limpiar su caseta fue, para ellas una experiencia inolvidable. Conocer los habitantes de esta comunidad, conocer sus técnicas de auto sustentamiento, permitió enriquecer sus conocimientos de la vida, dejando un caro recuerdo y muchos anécdotas para contar una vez llegadas en Italia, en frente a un plato de pinto hecho con salsa Lizano y un buen  vino tinto italiano.

Y después adonde fueron? Como ultima etapa visitaron Manuel Antonio, tomaron el ferry en Puntarenas, fueron a Montezuma, Santa Teresa, otra vez el ferry hasta terminar su viaje en Playa del Coco.

Un mes de gira en Costa Rica, visitando lugares únicos, teniendo verdaderas experiencias, conociendo gente maravillosa,  descansando con la familia, eso es lo que ellas se llevaron. Unos recuerdos único que nunca se olvidaran esas dos tías italianas de su primer viaje en este país.

Grazie zia Mariquita e zia Clara per la vostra visita!!

saluti

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a reply